Situación
Todo empezó en la época antigua, donde los sumarais aun existían, en aquella época que todo se debía en las diferentes clases sociales, un hombre de la clase baja, soñaba con un mundo mejor para su hijo. Todo aquello había pasado por su hijo, por culpa de la realeza, su hijo se encontraba en un problema, es decir, su hijo de 10 años estaba jugando en las calles cuando el caballo de una reina le golpeo, por supuesto no se había dado cuenta de que su adorable hijo estaba allí, pero lo que hizo que no estuviera contento con aquel mundo era el que las únicas palabras que salieron de la mujer fueran -solo es un plebeyo, hay muchos más- mientras seguía con su camino mostrando aquella malvada risa en aquel rostro, no era justo, aquel tipo de mundo no era el que quería para su hijo, por suerte aquel hombre era el mejor científico de la época, aun cuando no tenía demasiado dinero podía hacer maravillas con las piensas de un reloj y un microondas, por eso logro que su hijo continuara viviendo, en la mente de aquel científico una idea broto, cuando una persona se sentía más cómoda, cuando alguien estaba realmente feliz, era cuando soñaba, lo sabía porque durante los meses que había estado en la silla al lado del cuerpo inmóvil de su hijo la sonrisa de este no dejaba de estar allí, aunque no podía moverse de la cama, aunque estaba en coma, la sonrisa no desaparecía de aquel rostro, eso era lo más curioso seguía estando feliz.

Últimos temas
» Fire Emblem: The Liberation Wars [Confirmación Normal]
Sáb Jul 09, 2016 6:31 pm por Invitado

» Yo confieso que....
Miér Jul 06, 2016 3:35 pm por Noah K. Lafforette

» Cuenta hasta 10 antes de besar
Miér Jul 06, 2016 2:35 pm por Noah K. Lafforette

» #GlamorousNights — Afiliación Normal.
Miér Mayo 25, 2016 6:53 pm por Alek Bianchi

» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Mayo 21, 2016 11:34 am por Richard B. Riddick

» Libro de firmas
Miér Mayo 18, 2016 8:50 pm por Liesel Meminger

Awards
Mejor Pareja
Quién la ganó
Créditos
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best.Los respectivos créditos a los autores de las imágenes tomadas directamente de google, del mismo modo damos gracias a Savages Themes por las tablillas del foro, tanto la historia, ambientación como trama del foro son totalmente originales, idea de Alek Bianchi miembro del staff

Hurt. [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hurt. [Libre]

Mensaje por Morgan el Mar Ago 25, 2015 2:00 pm
"Soy demasiado amable con ellos, debería intentar relebarme, hacerles sufrir cuando ellos intenten hacermelo a mi, pero simplemente no puedo, si no estaría incumpliendo mi promesa, mi querida..." Dejó de escribir, su sangre era la tinta y el suelo el papel. -Mi querida...- Pensó en voz alta.- ¿Cómo te llamabas, pequeña niña?- ¿Cuántos años habían pasado desde que la conoció, parecían tantos y a la vez eran tan pocos. Pero, ¿qué importaba eso si no recordaba su nombre, ¿cómo se llamaba? ¿cómo se llamaba?, empezó a golpear la cabeza contra la pared. Tenía un nombre, ¿cómo podia olvididar con tanta facilidad el nombre de su prometida? De su mujer, pues la boda no llegó a completarse, pero ella serguía siendo suya... en cuerpo y alma. -Eli...- murmuró el apodo con el que la llamaba de forma cariñosa cuando todavía no era más que un pequeño cero a la izquierda.- ¿Por qué me haces esto? ¿Acaso no quieres volver a verme? - Sussurró, le daba igual si alguien le escuchaba en esos momentos, se estaba relajando y no era buena idea interrumpirle en esos momentos. Déja que se relaje. Déjale.

Le dió un ataque de risa, Elisabeht, ese era su nombre, la madre de Elisabeht, Ezra, ese el nombre de la mujer que odiaba. Con la energía renovada (y con la sangre reciente en su cabeza, manchando su pelo negro y escuriendose hasta sus ojos con aún recientes ojeras) siguió la carta.

"¿Sabes una cosa? Tu madre era una noble, pero la forma suya de actuar era la de una mujer de la calle. Estarás contenta de saber que me vengué de ella, antes de venir aquí. Recuerda que hago lo mejor para ti. Con mucho a..." Una nueva pausa, la sangre de sus dedos se había acabado, mojó los mismos en la de la cabeza para terminar la carta. - Ah, me acabaré desangrando por ti. - Canturreó alegre, su humor era inestable. -Pero no puedo parar. - Sus acciones demostraron la veracidad de sus palabras, volviendo a centrarse en la carta a la amada. "Amor..." Tachó la palabra, no era eso lo que sentía por ella, era algo que iba mucho más de esas pequeñas vanalidades. "Odio. Te quiero". Sonrió separandose un poco de la pared para ver su obra de arte, pues llevaba su sangre y todo aquello que lo hiciera se volvía... arte.

"Hola, querida. Hace muchos años ya que no te veo, que no te puedo ver. Pero no te preocupes, que no esté en cuerpo, no hará que deje de estar en tus sueños, en tus pesadillas, cada vez que tengas una me verás, mirame a los ojos entonces y recuerda: "Tú no tienes la culpa".

No puedo decirte donde estoy, porque ni yo mismo lo sé, pero, tranquila, todo está bien, la sangre de mi carta sólo es tinta roja, no me daño para escirbir cosas que tu nunca recibirás.

A veces veo a otras personas por aquí, a pesar de que no sé ni dónde estoy,. Soy demasiado amable con ellos, debería intentar relebarme, hacerles sufrir cuando ellos intenten hacermelo a mi, pero simplemente no puedo, si no estaría incumpliendo mi promesa, mi querida Elisabeht.

¿Sabes una cosa? Tu madre era una noble, pero la forma suya de actuar era la de una mujer de la calle. Estarás contenta de saber que me vengué de ella, antes de venir aquí. Recuerda que hago lo mejor para ti. Con mucho amor odio.

Te quiero, tu principe, tu pesadilla. "


Rió la sangre ya le llegaba a las mejillas, al parecer no se movería más. La sangre, realmente era una obra de arte. - Que pena. Nunca te enseñe a leer en este idioma.- Borró su nombre, empando sus manos de más sangre, la suya. -Pero es tu culpa. Adios- Justo cuando dijo eso alguien más entró en la celda, lo sabía por los pasos, aunque... daba igual. La carta ya estaba terminada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hurt. [Libre]

Mensaje por Alexa & Alexander el Miér Sep 09, 2015 4:14 pm
Parpados pesados, le costaba incluso levantarse de la cama aquella mañana, pues su hermana había estado jugando con él hasta tarde, el primero de sus orbes que se abrió fue el de color rojo aquel rojo intenso que daba la sensación que te miraba y podía descifrar tus pensamientos, que con solo una mirada podía devorarte el arma, sin embargo bajo aquel ojo se podía ver las ojeras de haber estado la noche despierto, sin embargo de nuevo su hermana le había ganado ¿Habría alguna forma de ganar a Alexa? Lo dudaba más que nada porque era su gemela y sabía como jugaba, sus labios se apretaron dejando salir de ellos un gruñido observando con aquel único ojo que tenía abierto el reloj pegado en la pared mostrando una sonrisa, al menos había ganado a aquella demonio en el juego de levantarse primero y lo mejor es que aquel día iría de excursión al traficante, según el profesor era bueno que aprendieran que no solo los esclavos podían estar encerrado en un lugar como el internado que atendía todas sus necesidades, también podían estar encerrados en aquel lugar sucio, para Alexander aquel lugar que era tan poco agradable para los esclavos era como un castigo ¿Cual era el problema? Tenían olor a sangre durante todo el día, le hacían daño, les castigaba, podían ver como su propia sangre salía de su cuerpo, de verdad que aquel demonio no llegaba a comprender como podían los esclavos ser tan débiles, a él le encantaría vivir en un lugar como el internado pero tenía que estar allí, hacía tanto tiempo que no le golpeaban o le hacían daño que no recordaba aquel dulce sentimiento, Su cabeza se movió un poco acercándose a su armario para sacar aquella prenda que siempre le gustaba llevar. 

En cuestión de segundos tenía aquella capucha puesta tapando la zona superior de su cabellos limpiando un poco sus ojos antes de acercarse a la cama de su hermana para jalar a esta de la coleta y se despertara. La joven con heterocromia al igual que su hermano estaba cómoda, abrió levemente los ojos al sentir el sol en su rostro, siempre molestando apretando con fuerza sus labios dejando salir un sonido de angustia por aquellos rayos, girando su cuerpo para que no le dieran volviendo a las profundidades de aquel sueño cuando sintió como algo le jalaba abriendo los labios por mero instinto para mostrar lo que le había dolido aquello abriendo los ojos de golpe -ALEXANDER! Cuando ayer jugamos, prometiste que me dejarías de jalar de las coletas si ganaba pero aun sigues con eso - se quejo un poco de su hermano escapando un pequeño suspiro pasando su mano por aquella mano para que lo soltara de una vez, haciéndose de nuevo aquellas coletas inclinando la cabeza hacía un lado dejando ver una sonrisa de burla a aquel joven cogiendo uno de aquellos vestidos de dos colores cogiendo algunos juegos que le harían falta a la hora de ir a aquel lugar, quería jugar con todos los esclavos que se encontrara y también quería ver algunos rostros de tristeza por estar en aquel lugar, no podía esperar -bububu~ -sin darse cuenta aquella extraña risa de la joven salio sin esperar a su hermano salio de aquel lugar corriendo llegando a la clase antes que este, sus manos se quedaron en su falda con una sonrisa suave y gentil en su rostro, como si no fuera un demonio, volviendo a ser tímida, preparada para comenzar a ver los rostro de enojo de los demás gracias a ella, también tenía ganas de jugar un poco con aquellas almas y si se le antojaba tener algo de alguien lo manipularía para ello, como siempre su hermano solo llego cuando estaban a punto de partir manteniéndose cerca de Alexa por si le entraban ganas de jugar. 

El tiempo se le hizo realmente rápido a la hora de llegar a aquel lugar y a las celdas, por algún motivo, sera por lo ya haber visto algunos esclavos interesantes. Su hermano movió la cabeza un poco agarrando la mejilla de su hermana para hacer que se acercara más a su cuerpo moviendo su rostro de un lado a otro - ¿Hueles eso Alexa? pupupu~ - formulo aquella pregunta, pues a su nariz un olor realmente agradable y conocido se había colado en su sentido del olfato, aquel olor a metálico, seguramente proveniente de alguna de las celdas, quería llegar hacía aquel que estaba desprendiendo aquel olor pero le gustaría primero molestar a su hermana, se acerco al oído de su hermana por detrás sin dejar de jalar aquellas mejillas- ¿Que te parece si jugamos? El primero que encuentre de donde viene ese olor gana- Como era habitual en aquella demonio no tardo nada en asentir varias veces con la cabeza saliendo corriendo para meterse por aquellos pasillos intentando buscar con el olfato aquel esclavo que estuviera sangrando parando en seco enfrente de una de aquellas celdas dejando ver una gran sonrisa de oreja a oreja al ver a aquella pesadilla moviendo su cuerpo de un lado a otro antes de comenzar a saltar en el sitio - te encontré~ -susurro antes de ponerse junto la pared esperando a que su hermano apareciera para burlarse de nuevo por haber logrado ganar a aquel juego también, paso su mano por aquellos barrotes intentando alcanzar aquel cabello para tener al menos un poco de aquella sangre, quería saborearla, esta mañana no le había dado tiempo a desayunar y con un poco de aquello estaría en perfecto estado - ¿Quien eres? Es posible que hoy me alimente de ti bububu~ -bromeo un poco con la sonrisa aun en su rostro.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hurt. [Libre]

Mensaje por Morgan el Miér Sep 09, 2015 6:23 pm
Tardó un rato en responder, no por duda, si no por algo más fuerte, desidia. Mientras pensaba si su conclusión era acertada y la desidia podía considerarse más fuerte que la desidia, tal y como lo era el odio al amor, suspiro. No estaba escuchando, no se le daba bien escuchar, ni antes de conocer a "su" amada, ni después. -Que contrariedad. -Pronunció sin mostrar interés alguno, mientras que seguía pensando en su debate interno sobre las emociones, una era presente en su día a día, la otra la desconocía.

-Estúpido. -Se insultó a si mismo, al ver que empezaba a tratar el recuerdo de Elisabeth como un objeto, quizás preciado, pues era el único que quedaba, no lo hacía menos reprochable por ello. Fue cuando se llevó la mano a la cabeza, preguntado qué pasaba con él y con su pensamiento desestructurado, que se percato de que la sangre salía saliendo. Si informase a algunos de los supervisores, que más que nada iban a las celdas a divertirse a costa de los esclavos (no podía culparlos, él también tendría ese impulso de estar en la situación contraria), sería aún peor. No creía que se pudiese desangrar por un golpe en la cabeza ¿no?  

-Niña. - Llamó con una autoridad que no le correspondía, era un mentiroso y lo seguiría siendo, por mucho que sus mentiras fueran tan evidentes como para llegar a lo irónico (el paso del sarcasmo al hazmerreír). -Dime ahora mismo, las causas de muertes más recientes que conoces. - Quizás no era lógico preguntar eso a una menor, mucho menos a una que se trataba de una ama, para cualquier otra persona sería algo así, pero Morgan no seguía la lógica de ese mundo ni de ninguno.

Spoiler:
Perdón por lo corto, pronto (dos días) empezaré el insti y no creo poder mantener un rol "largo".

Volver arriba Ir abajo

Re: Hurt. [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.